Menu Principal

¿Cuánta tecnología es demasiada tecnología?

Todos los papás decimos que los niños de ahora vienen con el “chip” incorporado, refiriéndonos a que los niños, desde muy pequeños, utilizan a la perfección todo tipo de herramientas tecnológicas, desde una computadora, hasta las tabletas, los teléfonos inteligentes y los sistemas de televisión en streaming.

niños_tecnología

La práctica de los niños de utilizar estos aparatos electrónicos tiene amigos y detractores. Por una parte, algunos consideran que el niño puede estar expuesto a diversas formas de aprendizaje si se consumen productos digitales educativos y otros piensan que el niño se vuelve sedentario, disminuye su capacidad crítica y reduce su interacción con otras personas.

Hay consenso en que los niños menores de tres años no deben tener ningún contacto con los aparatos electrónicos.

¿Cuál es el equilibrio correcto?

En Qué hago con los chicos nos dimos a la tarea de investigar sobre el tema para darles la mejor información en este artículo. Esto fue lo que encontramos.

Por una parte, diversas entidades pediátricas advierten de los efectos negativos que la tecnología puede tener en la vida de los niños. Por ejemplo, la Academia Americana de Pediatría señala que hasta los cinco años, es fundamental que los niños interactúen socialmente para tener un desarrollo óptimo. El tiempo que pasan frente a la pantalla, es un tiempo sin interacción.

Es importante, además, que los niños no se duerman con las pantallas en la mano o con el televisor encendido, puesto esto puede generar problemas de insomnio, alteración del ciclo circadiano (ciclo del sueño) o hipersomnia, sin hablar de las radiaciones que se siguen emitiendo de los aparatos.

niños_tecnología

Se reportan problemas oculares y afecciones posturales, como dolor muscular o atrofias. Es importante que los niños descansen los ojos y que hagan ejercicio cada cierto tiempo y que no dediquen todo su tiempo al uso de la tecnología. Por otra parte, la inactividad siempre estará relacionada con obesidad.

En cuanto a lo positivo, es un hecho que las tecnologías desarrollan áreas cerebrales nuevas y enfrentan a los niños a nuevas estrategias cognitivas.

Por otra parte, existen programas y aplicaciones de excelente contenido y que pueden estimular en el niño las destrezas mentales, el aprendizaje, el conocimiento del mundo. Por ejemplo, utilizando YouTUbe usted puede enseñar muy bien a su niño cómo fue la era de los dinosaurios o puede estimularlo a cantar en inglés o francés utilizando videos para niños.

Si se eligen bien las opciones, puede estimular a sus niños en memoria, razonamiento lógico y matemático, sensibilidad al arte y al diseño e, inclusive, a estrechar lazos con otros.

¿Qué podemos hacer los papás?

shutterstock_156791099

Hay varias recomendaciones que podemos seguir para controlar la utilización de los aparatos por parte de los niños y para que esta sea una oportunidad de crecimiento.

1. Definir el tiempo que nos parece conveniente que el niño tenga acceso a la tecnología. Se recomienda que no permanezcan más de dos horas al día frente a ninguna pantalla. Además, tome en cuenta esta tabla:

2. Supervisar el acceso a los programas y aplicaciones. El niño no puede tener libertad absoluta en el uso de la tecnología. Usted debe saber qué está viendo y decidir cuál es el tipo de programas a los que podrá tener acceso. Asimismo, debe limitar el uso de programas como Youtube o los exploradores, en los que fácilmente puede aparecer información inapropiada. Configurar los controles parentales es una buena idea (le contaremos cómo se hace en un artículo próximo).

3. Limitar y no prohibir. No es bueno prohibir del todo el acceso, porque el niño tiene una interacción con otros de su edad quienes lo estimularán a estar “a la moda” en cuanto a lo último en tecnología. El niño sin acceso vive en una especie de burbuja y no puede interrelacionar con otros apropiadamente.

4. No deje los aparatos en el cuarto del niño. Tenga la televisión en una recamara que usted pueda controlar y no le permita encerrarse. No le permita tampoco usar las tabletas o los teléfonos en privado.

5. Selecciones programas y aplicaciones educativos, que fomenten habilidades de pensamiento, reflexión o destreza mental en el niño. Busque información educativa y déle acceso a ella. Evite programas que fomenten la violencia y la agresión a otros.

6. Acompañe al niño en sus búsquedas y en el tiempo que está frente a la pantalla. Aproveche para enseñarle cosas, hablar y dialogar sobre lo que están viendo.

niño_tecnología

7.  Ofrézcale otras actividades que alternen con su tiempo en pantalla. Por ejemplo, sus juguetes, salir a caminar o al parque o hacer algún ejercicio. Si puede costearlo, incluya a su niño en algún curso o pasatiempo para que parte de su tiempo se dedique a otra actividad.

8. Estimule la lectura y establezca un tiempo para leer con su niño.

9. Ponga los juguetes al alcance del niño. Permita que el niño pueda acceder fácilmente a otros juegos y otras formas de entretenimiento.

10. Converse mucho con su niño. Aproveche el tiempo con él para guiarlo, educarlo y conocer su mundo interior.

11. Utilice alarmas para cambio de actividad. Por ejemplo, programa su reloj o su teléfono para que suene cada 30 o 45 minutos. Al sonar el reloj, indíquele al niño que debe dedicar otros 45 minutos a una actividad que no requiera tecnología.

¿Y las redes sociales?


Ese es otro tema de gran preocupación para los papás y, por eso, estamos preparando un artículo especial que no se pueden perder…

Suscríbase a nuestro boletín para recibir semanalmente nuestra agenda y los mejores artículos del blog.

¡Lo esperamos!

Compartir
Share

Leave a Comment

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>