Menu Principal
Comida de bebé

La comida de bebé: tips para no cocinar todos los días

Comida de bebé

¿Cómo convertir el congelador en tu mejor aliado?

Cuando tenemos un bebé, queremos aprovechar cada instante en casa para compartir con él y descansar. Por eso, otras actividades que nos quiten tiempo resultan tediosas y, entre estas, cocinar es una de las más comunes. En esos casos, muchas personas piensan que solo hay dos opciones: comprar comida afuera o resignarse a preparar alimentos a toda hora.

Sin embargo, las comidas caseras congeladas son una tercera opción que harán tu vida más sencilla. En este sentido, podés cocinar y guardar en el congelador platillos que serán útiles para varios tiempos de comida. De esta manera, ahorrarás dinero, cuidarás la alimentación de tu pequeñín y le irás enseñando un estilo de vida saludable.

¿Qué tipo de alimentos podemos cocinar y congelar?

Comida de bebéEn general, casi todas las frutas, legumbres y vegetales se mantienen fácilmente en refrigeración. Incluso, carnes como pollo o pescado –que son fuente de vitaminas fundamentales para los bebés– pueden cocinarse y congelarse sin ningún problema. Eso sí, tené en cuenta que no se preparan de cualquier forma, sino que es mejor cocinarlos en el horno, al vapor o hervirlos. Cualquiera de estas tres opciones permite conservar los nutrientes y comer fácilmente los platillos luego de descongelarlos.

Además, como los bebés no pueden digerir alimentos muy sólidos, te recomendamos preparar platillos suaves y fáciles, como los siguientes:

Purés o batidos: herví verduras (papa, ayote, camote o ayote) o pelá frutas (manzana,banano, peras, mangos o melocotón) para hacer licuados deliciosos. Incluso, si los preparás con verduras, podés cocinar por aparte pollo o carne de res y luego agregarlos. Eso sí, no le pongás sal a los purés, pues ya los alimentos tienen sodio y los pequeñines no pueden digerir grandes cantidades de este mineral.

Meriendas pequeñas: cuando ya tu bebé tiene más de 8 meses, podés conservar en el congelador ciertas frutas o verduras sin necesidad de cocinarlas. Por ejemplo, pedacitos de zanahoria y pepino o una pequeña ensalada de frutas.

Carnes blandas: prepará diferentes carnes suaves al horno o al vapor diferentes y consérvalas en el congelador listas para descongelar y servir. Incluso, podés agregarles unos acompañamientos, como purés o salsa de tomate natural, para aumentar las vitaminas.

Bolsitas con vegetales: herví y combina en un recipiente varios vegetales con colores diferentes y llamativos. Así, tendrás listos en el congelador diferentes opciones que llamarán la atención de tu hijo y ayudarán a que se acostumbre a comer vegetales desde pequeños.

Cuidado que debés tener con las comidas caseras congeladas

  • Asegúrate de que los recipientes (bolsas o contenedores plásticos) estén esterilizados para evitar cualquier virus o bacteria. Incluso, si usás bolsas, comprá las que son especiales para guardar en el congelador.
  • No le des comida, en especial purés, que tenga más de 6 meses en el congelador. Los especialistas advierten que el tiempo máximo para guardar comida congelada es 3 meses.
  • Escribí en un lugar visible la fecha de congelación de cada comida y qué contiene. Así, podrás saber claramente qué es y en qué día la preparaste.
  • No congelés comida que todavía está caliente. Después de prepararla, esperá 2 horas antes de guardarla.
  • Guardá los platillos en raciones individuales. De esta forma, solo descongelarás lo necesario.
  • Si ya descongelaste algún platillo, no guardés el resto de nuevo en el congelador, pues puede aumentar el crecimiento de bacterias.
  • Poné a hervir cualquier puré después de descongelarlo. Es una medida de seguridad para eliminar cualquier microrganismo que pudo contaminarlo.
  • No usés el microondas para descongelar la comida. Lo mejor es descongelarlos en la nevera o en baño maría.
  • Congelá los purés sin añadirles leche u otros lácteos. Eso lo podés hacer una vez que estén descongelados.
  • Eliminá la grasa visible de las carnes y escogé cortes suaves. Si preparás pescado, elegí trozos sin espinas ni piel.
Compartir
Share

Leave a Comment

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>