Menu Principal
Tareas escolares

Responsabilidades de la escuela

Tareas escolares

Desde pequeños, los chicos deben aprender a ser aplicados y responsables cuando se trata de sus tareas escolares.

Los niños y las tareas escolares

La escuela es un período que trae muchos cambios positivos para los niños. Por ejemplo, refuerza su concentración y fomenta la responsabilidad y la disciplina. Sin embargo, muchas veces a los pequeñines les cuesta acostumbrarse a esta etapa y, en especial, a hacer todos los deberes escolares.

Como papás, esta situación nos preocupa y queremos encontrar soluciones rápidas. Sobre todo, nos preguntamos cuál debe ser nuestro rol cuando se trata de las tareas escolares: ¿dejamos que las hagan solos? ¿Es mejor ayudarles? ¿Hacemos sus deberes por ellos? ¿Qué pasa si no quieren hacer sus tareas?

El papel de los papás

Para responder estas preguntas, pensá que las soluciones no son extremas; es decir, no se trata de dejarlos solos o hacer todos sus deberes por ellos. La clave es acompañarlos y darles las herramientas para que se conviertan en estudiantes responsables.

Así, aunque los chicos cuenten con la guía de sus profesores, no olvidés que su primer lugar de aprendizaje es el hogar. Además, los padres somos sus principales modelos y nuestra actitud puede hacer la diferencia en su desempeño. Por ejemplo, al tener una buena relación con sus maestros e interesarnos por cada proyecto, fomentamos una mejor relación entre los chicos con su escuela.

Incluso, en relación con las tareas escolares, recordá que a la mayoría de los niños no les agradan. Por eso, empezá por hacerles ver que, en lugar de ser fastidiosas, son herramientas que los ayudarán a ser buenos estudiantes. Asimismo, no se trata de que pasés largas horas ayudándolos con cada deber. Al contrario, podés enseñarles cómo organizarse, explicarles algún detalle y animarlos a descansar cuando se sientan fatigados.

¿Cómo podemos ayudar a los chicos a hacer sus tareas escolares?

Tareas escolares

  • Actitud positiva: si tus chicos se encuentran frustrados o cansados, su actitud y concentración no serán buenas. Aprovechá los momentos en que estén tranquilos y ayúdales a empezar a organizar sus deberes escolares.
  • Horarios de estudio: pensá en las horas en que tus pequeñines se sienten con más energías. Luego, negociá que ese espacio lo dediquen a hacer sus tareas para que no les quiten más tiempo del necesario. Con esto, lograrás que el estudio sea parte de su rutina y no algo fastidioso.
  • Lugar de estudio: los niños no pueden estudiar en cualquier lugar. Necesitan un espacio luminoso, amplio y sin ninguna distracción. Por eso, procurá que estudien en una habitación donde se puedan concentrar y no esté ningún aparato distractor.
  • Plan de trabajo: si a tus chicos les cuesta alguna materia o tienen una tarea importante, debe ser una prioridad durante su horario de estudio. Por ejemplo, podés sentarte con ellos y ver a cuáles tareas deben prestarle más atención y por qué.
  • Esfuerzo: aunque las calificaciones son relevantes, lo importante es valorar el esfuerzo que tus hijos tienen a la hora de estudiar. No dejés de motivarlos y felicitarlos cada vez que hacen un buen trabajo.
  • Relación con los profesores: mantené un contacto directo con sus maestros y pregúntales acerca del rendimiento de tus chicos. De esta forma, podrás saber si hay algo que mejorar o corregir.
  • Independencia: a partir de los 6 años, los niños son capaces de hacer sus tareas solos. Por eso, confiá en sus capacidades y dejá que hagan sus deberes a su ritmo.
  • Disponibilidad: si tus hijos tienen alguna duda o necesitan algún empujón, siempre está cerca para ayudarlos. Incluso, podrías aprender algo en el proceso.
  • Consecuencias: los horarios de estudio deben ser firmes. Por lo tanto, si tus pequeñines no cumplen con alguna tarea, debés corregirlos para no premiar acciones incorrectas.
  • Relajación: dentro de su horario de estudio, es importante que los chicos tengan pausas (de 15 minutos). Estas les permitirán relajarse y recobrar energías.
  • Ayuda: buscá los servicios de un profesor si a tus chicos les cuesta mucho alguna materia. Eso sí, primero ve cuál puede ser la posible causa y después analizá si es necesaria esta ayuda externa.
Compartir
Share

Leave a Comment

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>